El impacto climático de una tendencia imparable

El impacto climático de una tendencia imparable

Hablar de ola de calor o de temperaturas altas es hablar de aire acondicionado. Durante el verano, el aire acondicionado es uno de los principales responsables del aumento de consumo eléctrico en las viviendas, representando un 11% del consumo eléctrico nacional. Los tres millones de hogares equipados con aire acondicionado disparan la demanda de electricidad diaria en la época estival entre las tres y las seis de la tarde, según Homeserve, empresa especializada en la gestión integral de siniestros y reparaciones.

Estos aparatos extraen calor del interior de los edificios y lo liberan al exterior aunque en una cantidad mayor. Un aparato de aire acondicionado estándar expulsará al exterior alrededor de un 30% más de energía de la que extrae del interior. De este modo, mientras estamos fresquitos en el interior podemos estar aumentando la temperatura del exterior.

Los climatizadores consumen mucha energía eléctrica, lo que hace que se emita más CO2 a la atmósfera, y con ello se agrava el calentamiento global. Por otra parte, un estudio de Ecologistas en Acción demostró en el 2011 que el uso sistemático de los climatizadores puede aumentar la temperatura en 1,5º o 2º en verano en una ciudad como Madrid. Por lo tanto, a pesar de tener un coste energético muy elevado también aumentan las emisiones de gases de efecto invernadero. Se trata de un círculo vicioso: aumenta la temperatura por lo que nos vemos obligados a aumentar el uso del aire acondicionado, que a su vez, aumenta la temperatura.

Según un informe reciente de Ernest Orlando Lawrence Berkeley National Laboratoryse estima que en 2030 habrá en el mundo 700 millones de aparatos de aire acondicionado y la cifra aumentará a 1.600 millones en 2050. En términos de gasto eléctrico y aumento de las emisiones esto es lo mismo que añadir unos cuantos países al mundo.

Según datos de Agremia, se concreta “con una modulación normal, arroja un consumo diario de energía de 5,5 kWh, que aplicando un coste aproximado de 0,14 euros/kWh (sin impuestos), se obtendría un resultado de 0,77 euros/día”. Mantener climatizado un piso tipo de 90 metros con dos aparatos de aire acondicionado sube la factura eléctrica unos 30 euros mensuales.

Pese a que el auge del aire acondicionado es un problema global que necesita medidas globales todos podemos aportar nuestro pequeño granito de manera en la reducción del consumo energético que implican estos aparatos, que no siempre son tan necesarios.

Por cada grado que se baja la temperatura en el aire acondicionado, se gasta un 8% más de electricidad, lo que además de aumentar el consumo de energía global tiene un importante peso en nuestra factura de la luz. 

 

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.

X